Los atascos podrían solucionarse con la mitad del dinero que cuestan. Parte I: Las causas.

Interesante documental de la 2 el otro día sobre el transporte urbano: los atascos, las causas, sus consecuencias y algunas de las innovaciones tecnológicas para intentar evitarlos. En esta serie de tres entradas mencionaré algunos de los puntos más interesantes de los que se hablaron.

Todos estamos de acuerdo en que ha llegado el momento de buscar una solución al problema, somos tantos que ya no cabemos todos. Además, el vehículo privado supone el 30% de las emisiones globales de CO2.

También hablaron de otras dos principales fuentes de atascos: las distracciones al volante y una conducción poco ordenada. La primera es causa de accidentes que cuando se producen en las arterias principales con capaces de colapsarlas durante horas. La conducción poco ordenada hace que se altere un flujo constante de vehículos, que se realicen cambios de carril innecesarios, y que se produzcan frenazos bruscos que se transmiten como una onda a los vehículos que nos siguen hasta que todos se detienen.

Así, se han identificado tres causas principales de los atascos: el elevado número de vehículos, lo errores humanos que causan los accidentes y la conducción poco ordenada. A todos ellos se les están buscando soluciones que veremos en las próximas entradas. Sin embargo, el primer punto parece el más desatendido y en Carpling.com creemos que es el más importante y sencillo de corregir.

En la siguiente entrada: Algunos intentos de reducir los atascos.

Esta entrada fue publicada en Movilidad Urbana Sostenible y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los atascos podrían solucionarse con la mitad del dinero que cuestan. Parte I: Las causas.

  1. Leonardo dijo:

    Hola Daniel Isabel:
    La iniciativa de carpling.com me parece que va en la dirección acertada. Valdría identificar todas las causas de las resistencias de la gente para compartir el coche y ponerse a trabajar para resolverlas. Como se anota en una de las entregas, no es únicamente la unión de personas con origenes y destinos iguales, sino que demanden tramos intermedios, etc. Pero mucho me temo que también existan resistencias o temores, que valdría identificarlas. Desde hace varios años trabajo en el tema, por lo que te agradecería si me puedes ayudar a obtener el documental al que haces alusión, que yo también lo ví en Sevilla y luego en Madrid los primeros días de este mes, pero no pude grabarlo, y contiene muchas ideas y alternativas que deben difundirse. Estoy ya en mi país, el Ecuador, y aquí hay una fijación mental en la ampliación de las vías (alrededor de lo cual hay mucho dinero en juego), contra lo que estamos luchando. Me gustaría muchísimo sumarme a vuestro trabajo y compartir experiencias. Te agradezco de antemano.
    Saludos,
    Leonardo

    • Hola Leonardo,

      intentaré buscarte el documental del que hablo en el artículo, pero lo empecé a ver a la mitad y no sé el título.

      A lo mejor puedes difundir la práctica de Carpling.com en Ecuador 🙂

      En cuanto a los factores que hay que vencer para empezar a compartir coche y vivir mejor en sociedad, es decir, colaborar entre nosotros y no actuar contra nosotros, yo personalmente creo que son tres:

      – Pararse a pensar e intentar innovar, es decir, dejar de hacer las cosas como las hacemos solo porque así es como las hemos hecho desde siempre y no creemos que las podemos hacer de otra forma. Lo más triste es que existe la posibilidad de volver atrás si el cambio no nos gusta, y aun así no lo intentamos.

      – Sentido de lo propio, de lo exclusivo, de la privacidad. Nos gusta ser dueños y amos, estar en control, y preferimos pasar dos horas al día en un atasco para disfrutar de ese privilegio, que en mi opinión de privilegio no tiene nada. Algún día cambiaremos esto, miraremos atrás y diremos… cómo es posible que hayamos pasado horas y horas enlatados !

      – Falta de capacidad para planificar, aunque esto en menor medida. Además varía mucho de país a país o cultura a cultura. En España no planificamos bien las tareas para cumplir con una jornada laboral, por tanto, es bastante difícil planificar bien como, cuando y con quien tengo que ir o volver al trabajo.

      Estoy seguro que tu puedes aportar alguna más, yo creo que si pensamos,
      innovamos, probamos, socializamos y planificamos, los atascos desaparecerían en un abrir y cerrar de ojos.

      Saludos
      Daniel Isabel

      • Leonardo dijo:

        Hola Daniel Isabel:
        Gracias por responder y por tu ayuda. Te cuento que en Quito el actual ayuntamiento quiso impulsar la práctica de compartir coche mediante la represión, esto es, prohibir la circulación de vehículos particulares, según el último número de la placa, un día a la semana. Por ejemplo, el último número de la placa de mi coche es 1, por lo tanto tengo prohibido sacarlo el lunes. Pero, claro, la represión no funciona, y en mi evaluación de los efectos de la medida, ocho meses después de su inicio, los resultados son insignificantes. Por ello creo que, especialmente la segunda resistencia que tú mencionas es la principal: la vanidad humana y la propiedad privada, y la fobia que la mayoría tiene respecto de los demás (caminan por la calle y viajan en el metro con audífonos, para no oír a los demás, si pudiesen se taparían los ojos. Matan el contacto.) ¿No sería bueno difundir las experiencias exitosas? Por ejemplo, exponer las ventajas y, por qué no, la alegría de COMPARTIR, de conversar, de hacer amigos, de utilizar el tiempo de la movilidad como tiempo de la socialización?
        Espero que sigamos conversando y compartiendo experiencias.
        Saludos,
        Leonardo

        • Daniel dijo:

          Hola Leonardo,

          gracias por compartir tus experiencias en quito… me recuerda lo pequeño es el mundo 🙂

          Desde luego creo que hay dos opciones, penalizar las malas acciones o premiar las buenas. Yo estoy convencido que lo segundo es lo que funciona, o bueno , una mezcla de las dos… penalizas las malas acciones y con lo que obtienes premias a los que llevan a cabo buenas acciones. Este es el secreto para terminar con los atascos, unido a herramientas como carpling.com. Espero que pronto podamos haceserlo saber a los políticos.

          Puedes enviarme tu email personal o escribirme a daniel.isabel.m@gmail.com.

          Un saludo
          Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *