Obsolescencia programada.

Ayer pusieron en la 2 un documental sobre cómo los países desarrollados usamos a los del tercer mundo de vertederos de desechos electrónicos. Y al lado de la pantalla que me mostraba semejante atropello, esa cámara digital golpeando mi conciencia.

Gracias OCU por contribuir a incrementar la basura electrónica que muy probablemente acabará en cualquier lugar menos en una planta especializada.

Espero que esta nota llegue a tí, o la de cualquier otro internauta con un poco de conciencia ecológica, en incluyáis una simple opción en vuestros sistemas que diga: “No enviar cámara digital“. Muchas gracias.

También hablaron de un hecho que muchos conocemos, pero que yo personalmente nunca había comprobado en ningún medio: la “obsolescencia programada“. Consumibles electrónicos con software programado para que en un determinado día en la vida de dicho aparato… deje de funcionar automáticamente. No se ha roto, no se ha des-configurado, simplemente se ha autodestruido transcurridos X días.

¿Por qué nadie me aviso que dicho aparato tenía una muerte anunciada?. Vergonzoso por partida doble, estafan al consumidor y llenan la tierra de basura electrónica, altamente contaminante y que requiere de plantas muy especializadas para su reciclaje. Plantas que desde luego no existen en países como Ghana.

Esta entrada fue publicada en Medio Ambiente y etiquetada . Guarda el enlace permanente.